sueño

Dormir bien para crecer sano, en el Día Mundial del Sueño

Bookmark and Share
Pin It

El sueño es uno de los colaboradores más importantes en la salud física y mental de los niños. Es la etapa en que el organismo, en vez de descansar, trabaja en recuperar una serie de elementos que pierde durante la vigilia. Es en este momento en que los sistemas celulares se van recomponiendo o desintoxicando, fundamentalmente en el sistema nervioso central.

Según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, el tiempo necesario de dormir para los niños varía según su edad, por ejemplo, para un niño entre 3 y 5 años se recomiendan entre 11 a 13 horas de sueño. (Ver recuadro)

Un sueño deficiente podría, entre otros problemas, propiciar obesidad y problemas de crecimiento en los niños. “Es el momento en que se secretan algunas de las hormonas fundamentales como la del crecimiento y algunas sustancias que favorecen a la saciedad, por lo tanto, la privación del sueño podría afectar estos procesos”,explica el neurólogo infantil de Clínica Avansalud Pedro Menéndez.

Además, un mal dormir podría generar una disminución en el rendimiento académico. De hecho, es precisamente mientras dormimos que el proceso de aprendizaje se concreta. “Cuando uno está despierto recibe y almacena los mensajes, pero su elaboración y lo que permite retener, entender y recordar se da durante el sueño”,explica el especialista de Clínica Avansalud.

Menéndez agrega que entre los trastornos del sueño más frecuentes en niños  figuran los multidespertares y la incapacidad de quedarse dormido. “Lo importante es determinar si este mal dormir es ocasional, si se perpetua en el tiempo o se va modificando; considerando que los niños pequeños deben adecuarse a distintos procesos, por ejemplo, a ciclos de luz o la  alimentación, los cuales significan varios meses de aprendizaje”.

El diagnóstico de estos trastornos debe ser realizado por un especialista. En general, la mayoría de ellos no requiere medicamentos. La familia, por su parte, puede contribuir con una “buena higiene del sueño” la que consiste en un conjunto de medidas y hábitos que ayudan a un sueño saludable en los niños. Es en base a este concepto que la Asociación Mundial de medicina del sueño  ha elaborado una lista de 10 mandamientos del buen dormir infantil.

LOS 10 MANDAMIENTOS DEL BUEN DORMIR INFANTIL

1.   Asegurarse que el niño duerma lo suficiente mediante el establecimiento de un horario de acostarse y de levantarse adecuado para su edad (se aconseja acostarse antes de las 21 horas).

2.    Mantener un horario regular de acostarse y levantarse, tanto en días laborables como fines de semana.

3.   Establecer una rutina constante antes de acostar al niño: ponerle pijama, lavarle los dientes, leer o escuchar un cuento…Vestirlo con ropa cómoda, incluso pañales absorbentes para evitar que se despierte por estar mojado.

4.   Animar al niño a que se duerma de forma independiente.

5.   Evitar la luz brillante antes de acostarlo y durante la noche, y aumentar la exposición a la luz por la mañana.

6.   Mantener todos los aparatos electrónicos, como televisores, computadores y teléfonos móviles apagados o fuera de la habitación y limitar su uso antes de acostarse.

7.   Mantener durante el día horarios regulares para todas las actividades, sobre todo los de las comidas principales.

8.   Realizar siestas (hasta los cinco años de edad) en horarios regulares y de duración adecuada para la edad.

9.   Asegurarse de que el niño realice ejercicio y pase un tiempo al aire libre durante el día.

10.               Eliminar alimentos y bebidas que contengan cafeína, como coca cola, café y té.

DURACION RECOMENDADA DEL SUEÑO POR EDADES

3-12 meses  —-                    14 a 15 horas
1-3 años       —-                    12 a 14 horas
3-5 años       —-                    11 a 13 horas
6-12 años     —-                    10 a 11 horas
12-18 años   —-                      8.5 a 9.5 horas

Sueño seguro

Bookmark and Share
Pin It

Ayer estaba con una amiga que pronto tendrá a su primer hijo y buscando info en internet nos topamos con este video que muestra como hacer dormir de manera segura a los niños. La verdad es que yo no tenía idea de todas las medidas de seguridad que hay que tener para así evitar un accidente. Fue por eso que lo encontré muy útil, sobre todo para las primerizas, espero les sirva!

Primeriza: los hábitos de un bebé

Bookmark and Share
Pin It

guagua.jpg

Durante  mi embarazo siempre me decían: “aprovecha de dormir, que después no podrás”. Sonaba como una amenaza, sobre todo para una persona como yo que es tan buena para la pestaña. No quería imaginarme lo que me decían mis amigas: noches sin dormir porque el el llanto de la guagua. ¡Parecía una película de terror!
Durante los primeros días, él sólo dormía, era muy raro escucharlo llorar. Me decían que era normal para un recién nacido. A medida que fueron pasando los días no se veía mucho cambio en sus hábitos. Era como un bello durmiente, todo el día entregado al sueño. Sólo se despertaba para comer.
Con el tiempo se fue disminuyendo las horas de sueño. Cuando estaba despierto se dedicaba a observar, miraba para todos lados y cuando le daba hambre empezaba a refunfuñar.
En las noches, es una maravilla. No he pasado ni una en vela. Trato que se duerma como a las 21 horas, después del baño y de su leche. Por lo general no se duerme a esa hora sino a que las 23, a eso de la 01 de la mañana lo despierto para darle pecho. Toma medio dormido, pero sin ningún problema. Le saco los chanchitos y lo acuesto… ¡no sé nada más de él hasta como las 7.30 de la mañana! Yo feliz, aunque aún me faltan mis horas de sueño, puedo sentirme completamente dichosa por esas siete horas en las que duermo plácidamente.
Sé que soy afortunada por mi pequeño, además de lo hermoso que es, es un niño tranquilo. Es muy raro cuando le baja las mañas, de hecho cuando llora mucho me asusto porque no es normal en él. Al principio me preocupaba que fuera tan tranquilo y le pregunte al médico si estaba enfermo. Me dijo que estuviera tranquila, que era un niño sano y tranquilo.
Después me di cuenta que todos esos miedos eran un poco de culpa por todo lo que me dijeron durante el embarazo: “no vas a dormir más”, “los primeros meses lo pasarás encerrada en tu cas¡a” entre otras cientos de cosas que me advirtieron. Pero ahora puedo decir que ¡me saque el ¡Loto! No tengo problemas con las horas de sueño, salimos a todos lados, es un niño 4×4… está conmigo en todas. Vamos a asados, a juntas en casa de amigos. Para mí es un “Super Hijo”.

¡Me convertí en una marmota!

Bookmark and Share
Pin It

mujer-durmiendo.jpg
Esa fue la frase que le escuche decir a una futura mamá en un asado, yo no la conocía, pero de puro copuchenta pare la oreja, La pobre decía que ya estaba empezando a preocuparse porque en verdad tenía 3 meses y dormía casi 12 horas diarias, lo peor es que se sentía cansada todo el día y ni siquiera se podía concentrar de todo el sueño que tenía. Ella contaba que ninguna de sus amigas que estaba embarazada le había pasado algo parecido a lo de ella, por lo que iba a pedir hora a su doctor para quedarse más tranquila. Bueno, yo la verdad no podía ayudarla mucho, pero he escuchado a otras mujeres que han sufrido “ataques” de sueño al estar embarazada. En fin chicas ¿a ustedes les ha pasado? ¿Creen que es normal?

¿Cuánto debe dormir tu guagua?

Bookmark and Share
Pin It

 baby_sleeping2.jpg

Taconeras, las que son madres desde hace poco de seguro comparten el mismo “problema”: los horarios de sueño de sus hijos, que más de alguna noche de desvelo les habrán causado. Por lo mismo, les contamos que las necesidades de los pequeños con respecto al sueño varían según la edad. Durante el día, por lo genera, los recién nacidos duermen entre 8 a 9 horas. Lo importante es saber que duermen cuando están cansados, por eso es común que lo hagan mientras están tomando pecho o mamadera. En la noche, en cambio, la mayoría de los bebés duerme 8 horas, aunque no logran hacerlo de corrido hasta que cumplen los 6 meses ya que antes de eso se despiertan constantemente para alimentarse. ¿Cómo reconocer las señales de agotamiento de tu guagua? Se frota los ojos, bosteza, aparta su mirada y se queja. Ahora que las conoces, te aseguramos que te sará más fácil enseñarle a quedarse dormido solo.

La cama familiar

Bookmark and Share
Pin It

colecho2.jpg
Desde hace mucho tiempo ha existido un gran debate entre quienes apoyan el que los niños duerman en la cama de sus padres y otros que rechazan tal opción. De hecho Margot Sunderland directora de educación del “Centre for Child Mental Health” de Londres, afirma que los niños deben dormir con sus padres hasta los cinco años. Según la directora, los niños que duermen con sus padres serán de mayores adultos tranquilos y sanos. Pero también existen otros especialistas que refutan este tipo de teorías, ya que entorpecen la relación de pareja, no permiten al niño dormir bien y finalmente lo hacen ser más dependiente. Si bien ambas posturas me hacen sentido, creo que es decisión de cada familia elegir dormir con su hijo o no. ¿Ustedes con que tendencia se sienten más identificadas?

Cerrar ventana

Suscríbete a Embarazo por mail!

Ingresa tu correo a continuación, y recibirás diariamente un resumen de todo lo nuevo que hayamos publicado en nuestro blog.