alimentación

¿Cómo evitar las náuseas AM?

Bookmark and Share
Pin It

Un 80% de las mujeres sufre de vómitos o náuseas por las mañanas durante los primeros tres meses de su embarazo.

En general, estas molestias se asocian a los fuertes cambios hormonales que sufren las embarazadas, pero un reciente estudio de la Universidad de Liverpool sugiere que la alimentación puede ser la responsable de estos incómodos síntomas.

Seguir leyendo »

Papillas Pesadillas

Bookmark and Share
Pin It

Y llegó el momento de empezar a comer. Después de 6 meses de lactancia exclusiva, de máxima comodidad en que sólo tenía que pasarle mi pechuga para que se alimentara, llegaba la hora de tener que usar la juguera.

“la primera semana frutita, luego verduritas cocidas con carne o pollo” dijo el doctor, “a las 12:00 todos los días. Nos vemos en dos meses”. Así partió la aventura de la comida. Desenvolví los platitos y cubiertos que Dani una amiga me había regalado cuando nació Clara, color naranjo, rojo, y las cucharitas verdes, un lindo set. Primero con manzanita y pera cocida, que no le gustaron para nada a juzgar por su cara y por la cantidad ingerida, pasando al tercer día a platanito molido, todo un éxito si no fuera porque le produjo algo de estreñimiento. Lo más impactante de todo fue el cambio de su caquita, que de inmediato delataba un cambio en su alimentación.

Al término de los siete días partí a comprar las verduras requeridas por el doc: zanahoria, zapallo, zapallo italiano y papa, más una bandeja de carne molida, de esa que tiene poca grasa (tártaro). Con cariño preparé la primera papilla de su vida, herví todo, lo molí, lo puse en su platito, la senté, le puse un babero gigante, le saqué fotos, la filmé, y puedo decir que fue todo un éxito, comió harto, se lo saboreó, pidió más, se ensució entera, alegaba cuando le daba muy lento, todos buenos indicios de que la cosa estaba funcionando.  Pasaron los días y a la segunda semana ya no quería comer nada… horas al frente de ella con el platito, los avioncitos, musiquitas y juegos, pero nada, tres cucharaditas y ya, pedía su papa, o sea, yo seguía esclava de la pechuga como siempre.

Ya iba una semana que mi guagua no comía casi nada y que las papillas y frutas me las terminaba comiendo yo, así que decidí recurrir al chat SOS que tengo con mis amigas con guagua. Por suerte siempre hay alguien que sabe más que uno y que está dispuesto a darte una generosa explicación. Esta vez fue el turno de la Moni, que tiene una guagua de la misma edad y que me contó con lujo de detalles todo el proceso de alimentación que seguía con sus hijos. Después de escucharla por más menos media hora concluí que definitivamente la razón de la inapetencia de Clara era una sola: mis comidas eran UNA LATA. Claro, yo pensaba que la guagua tenía que comer todos los días lo mismo y que las verduras había que mezclarlas todas..¿quién no se ABURRE DE QUE LE SIRVAN Todos los días la MISMA COMIDA? De sólo imaginarme yo misma en esa situación se me quitaba el hambre, así que sintiéndome la peor madre del mundo partí a la mañana siguiente a la verdulería de la esquina y la dejé casi sin stock llevándome todas las frutas y verduras que podían servirle a Clara: betarragas, porotitos verdes, kiwi, pimentón, peras y manzanas, mandarinas, y otras más. Estaba decidida a que innovar en los sabores era la clave, pero a pesar de la variedad, la primera vez el experimento no fue exitoso. Intuí que había un problema de horario, ya que a las 12, que era el horario indicado por el doc, no tenía hambre porque hacía muy poco había tomado su leche.. había que hacer un cambio de hora. Seguir leyendo »

Obesidad y problemas cardíacos en niños

Bookmark and Share
Pin It

En las últimas décadas las consultas cardiológicas se han triplicado y según confirma la Dra. Lida Toro, cardióloga infantil de Clínica Avansalud, la razón se debe amala alimentación y el sedentarismo que viven los niños actualmente, lo que ha disparado de forma notoria las cifras de obesidad y los consiguientes problemasmédicos que esto puede ocasionar.

En cuanto a la alimentación, el problema reside en la presencia de hábitos poco o nada saludables, como el consumo excesivo de grasas saturadas y grasas trans,las que están presentes en comida chatarra como papas fritas, empanadas de queso, hot dogs y hamburguesas. Seguir leyendo »

Claves en la alimentación de una embarazada

Bookmark and Share
Pin It

Aunque las fiestas de fin de año llaman a los ‘excesos alimentarios’, cuando hay un embarazo de por medio, hay que ser mucho más cuidadosos con lo que se ingiere. Aquí, algunas recomendaciones de un especialista.

“Antojos” sí, pero con precaución. Dejarse tentar por la diversa oferta gastronómica durante este periodo del año no es un pecado mortal para las embarazadas, siempre y cuando no se extralimiten en las cantidades y se abstengan de comer alimentos que son potencialmente peligrosos para el bebé en formación. En ese sentido -por ejemplo- por muy fuerte que sea el ‘antojo’ de comer mariscos crudos, lo mejor es reemplazar ese plato por uno cocido o simplemente postergarlo hasta después de que nazca el futuro hijo.

¡Ojo con las cantidades!. El doctor José Andrés Poblete, gineco-obstetra de Red Salud UC, señala que uno de los mitos más comunes relacionados con el embarazo es que hay que comer abundantemente, independiente de la edad gestacional. “Eso es un error, dado que en las primeras 12 semanas se produce una disminución del apetito, lo cual -unido  a las náuseas características de ese periodo- aumentan la frecuencia de los vómitos y el malestar abdominal. Es por eso que en el primer trimestre, la embarazada debe comer lo que pueda y lo que quiera, sólo con el objetivo de sentirse mejor durante esas semanas”.

Tener en cuenta las sustancias prohibidas en el embarazo. Los principales tóxicos que deben ser evitados son el tabaco, el alcohol y las drogas. “Todos ellos están involucrados en la generación de malformaciones. El alcohol no tiene una dosis mínima segura, es por ello que su prohibición debe ser permanente en todo el embarazo, pues se le considera como la primera causa exógena de retardo mental. El tabaco, además de teratogénico (capaz de causar una alteración morfológica o funcional al feto), está ligado a producir placentas de mala calidad, que impiden el crecimiento normal de los fetos. Su uso también debe ser desaconsejado fuertemente en cualquier trimestre del embarazo”, precisa el doctor Poblete.

Los alimentos prohibidos son básicamente aquellos que pueden ser promotores de infecciones potencialmente transmitibles al feto. Enfermedades como la Toxoplasmosis y la Listeriosis encuentran aquí su mecanismo de generación. “La toxoplasmosis es una enfermedad considerada una zoonosis, lo que significa que se transmite habitualmente desde los animales a los seres humanos a través de diferentes vías de contagio, siendo el gato y otras especies de felinos los portadores”, indica el gineco-obstetra de Red Salud UC.

En tanto, la Listeriosis, enfermedad que puede ser mortal para los fetos, se adquiere generalmente durante el consumo de alimentos que contienen la bacteria llamada Listeria monocytogenes. El doctor Poblete señala que es más común en alimentos poco preparados, como la  leche cruda, los quesos elaborados con esta leche, la carne cruda o mal cocinada, las verduras crudas, los embutidos, patés, quesos frescos o poco tratados (camembert, brie).

En síntesis, concluye el especialista, “las mujeres embarazadas deben modificar sus conductas de consumo de alcohol y tabaco y poner atención a alimentos y formas de consumos de ellos para proveer un ambiente protegido de desarrollo al feto”.

Guaguas con estreñimiento

Bookmark and Share
Pin It

Mi gran amiga Carolina está estresada porque su primer hijo esta con un estreñimiento feroz a causa del relleno, y ella no tiene ni una posibilidad de dejar de darselo. Como la pobre guagua sufría con esto se lo comenté a mi nana y ella me dijo que antiguamente al relleno ella le agregaba tres gotitas de vaselina líquida para evitar este problema. La verdad no sé si funcionará, pero mi amiga lo iba a probar. Y ustedes chicas conocen algún otro secreto para evitar el estreñimiento en las guaguas?

Embarazo y obesidad

Bookmark and Share
Pin It

Una de cada tres mujeres chilenas presenta algún grado de obesidad, según reveló la última encuesta del Ministerio de Salud. Una cifra preocupante que, a la hora de embarazarse, puede complicar aún más la salud de la madre y perjudicar al bebé en desarrollo. En efecto, la obesidad en el embarazo se asocia a un mayor riesgo de preclampsia (presión alta durante el embarazo), diabetes gestacional, macrosomía fetal y cesárea, además de mayor probabilidad de complicaciones durante el embarazo, parto y postparto.
Los altos índices de obesidad, en todo caso, no son un mal exclusivo de Chile, sino que se repiten muchos países desarrollados, en especial en Estados Unidos, donde las cirugías bariátricas se han vuelto una alternativa cada vez más frecuente para combatir esta verdadera epidemia de salud.

Por lo general, se llama cirugía bariátrica a un conjunto de procedimientos quirúrgicos usados para tratar la obesidad, cuyo objetivo es reducir el tamaño del estómago y el tracto gastrointestinal. Entre los más comunes están el bypass gástrico, la manga gástrica y balón intragástrico. Seguir leyendo »

Cerrar ventana

Suscríbete a Embarazo por mail!

Ingresa tu correo a continuación, y recibirás diariamente un resumen de todo lo nuevo que hayamos publicado en nuestro blog.