Mamás embarazadas con reposo ¿Qué pasa con los otros hijos?

Bookmark and Share

Muchas madres han tenido complicaciones con sus embarazos y deben guardar reposo por indicación médica, lo que conlleva varios trastornos para los otros integrantes de la familia. Pero, ¿qué pasa con los hijos más pequeños, que poco entienden de la delicada condición por la pronta llegada de un hermanito?

Es necesario que la mujer tenga una actitud positiva con respecto al reposo, para que los niños no mal entiendan que ella está enferma, sino estar siempre comunicando la necesidad de tener que cuidarse, estar en tranquilidad y feliz. La madre debe transmitir seguridad y confianza en sus hijos, y de este modo, acompañarse con ellos y hacerlos partícipe de lo que está pasando, jugar y mantenerlos entretenidos para que no se angustien ni se estresen con la situación.

Los niños son como una suerte de “esponjitas” que absorben todo, por eso es primordial no hacerlos partícipes de los problemas o preocupaciones.  Ellos estarán irritables si ven a sus padres así. En cambio, si ven a una mamá relajada, contenta, podrán continuar sin dificultades las rutinas del día. Otra cosa muy importante es hablar con los niños en un lenguaje simple, y darles a entender que pueden jugar juntos cosas fáciles de hacer y entretenidas, pero con menos esfuerzo “para que el hermanito crezca bien”. Ser claro en explicarles que será también un tiempo para compartir y regalonear.

También es necesario que la mamá sienta el apoyo de otra persona, el papá o algún otro familiar, con la finalidad de distraer a los niños para que gasten todas sus energías, de esta manera bajaremos sus niveles de inquietud y ansiedad.

Pero quizás lo más relevante es evitar romper su rutina diaria, la hora de levantarse, las cosas que deben realizar durante el día (juegos, tareas, lecturas, comidas, ver TV, estar en el computador, entre otras). Una cosa que siempre le recomiendo a las madres es enseñarles a ser ordenados, creativos, mantener un buen comportamiento y siempre ofrecerles un ambiente que les otorgue seguridad, advirtiendo los lugares de riesgo en la casa (horno encendido, enchufes, estufas, etc.)

El hecho de que la mamá esté más acostada, implica jugar más en el dormitorio, es necesario interactuar con ellos con juegos simples como hacer picnic, leer más, inventar cuentos o armar puzles o rompecabezas. Los niños son felices estando cerca de la mamá, pero la idea tampoco es que la sofoquen, la ayuda de abuelos y el papá permite repartir funciones y disminuir el aburrimiento de los niños para darle descanso a la embarazada.

Una mamá enfocada en el bienestar de su bebé, que se visualiza con él, que comprende que este tiempo también puede disfrutarlo en compañía de sus hijos, podrá sobrellevar de mejor manera la espera en reposo. Cuando la naturaleza obliga a esperar los últimos meses en cama, lo adecuado es tomarse esto con tranquilidad, relajo y aprovechar al máximo el tiempo, para que éste pase más rápido y sea mejor aprovechado.

Fuente: Montserrat Sepúlveda, psicopedagoga de Red Salud UC.

 

Bookmark and Share

Deja tu comentario!

Cerrar ventana

Suscríbete a Embarazo por mail!

Ingresa tu correo a continuación, y recibirás diariamente un resumen de todo lo nuevo que hayamos publicado en nuestro blog.